La presentación

NEC no valora la presentación del caballo y del jinete por tanto es totalmente libre, siempre y cuando se tenga en cuenta la comodidad y el bienestar del caballo.

 

Es por ello que no se permite el esquilado ni el recorte de los pelos (menudillos, bigote y orejas).

 

Al ser libre, da cierta creatividad al jinete a la hora de preparar el caballo y el hecho de no valorar la presentación ayudará a escoger a los caballos por su interior y no por su aspecto físico.

 

Encontrarás más información en el reglamento.